DAMIÁN Y KEVIN KRANENBORG DEJARON SU HUELLA EN LA LIGA

El último domingo en Santa Fe se enfrentaron Villa Dora y Club Rosario por el tercer weekend de la Liga Femenina. No obstante, más allá de los dos equipos, se dio un hecho que sólo tiene un antecedente en la historia de la Liga y, en el caso particular de ellos, se trata de los más novatos. Los hermanos Damián y Kevin Kranenborg fueron los árbitros del partido.

Los árbitros de 30 y 25 años, respectivamente, son de Santa Fe y cuentan con una larga carrera en el vóley que empezó en su faceta de jugadores. Surgidos ambos del semillero de Villa Dora, justamente el club que los vio dirigir juntos Liga por primera vez, Damián hasta no hace poco fue parte de la Liga A2 en equipos como Echagüe y Gimnasia de Santa Fe, mientras que el hermano menor jugó a nivel local en Regatas.

Al mismo tiempo que jugaban comenzaron con su etapa como árbitros. Pasaron de provinciales a nacionales y en 2017 a Damián le llegó la oportunidad de dirigir Liga. Tan sólo un año después y con sólo 24 años, Kevin fue promovido a fines de 2017 para que en este 2018 también de ese salto en el arbitraje. Y la Secretaría Nacional los designó para dirigir Villa Dora-Rosario el último domingo.

“Fue un momento único, de esos momentos que el vóley me deja grabados para siempre como las semis de la Liga o ganar mi primer campeonato. De eso uno no se olvida más y fue realmente un placer”, destacó Damián y bromeó: “Por suerte no nos peleamos y salió un buen partido”. Kevin, el más chico, dijo: “Es mi primer año en la Liga y tener la suerte de poder dirigir un partido con mi hermano es muy especial, un momento para recordar”.

“Nunca imaginé que íbamos a dirigir juntos un partido de Liga y menos tan rápido pero se dio y ojalá nos vuelva a tocar”, aseguró el hermano mayor. “El partido en sí fue uno  más. Más allá de esa circunstancia, uno intenta dirigir lo más concentrado posible para que el partido salga bien”, confesó Kevin sobre cómo vivió el partido.

Obviamente, la familia vivió este momento de manera muy especial. “Nosotros lo vivimos contentos y como un lindo desafío. Mi viejo también feliz y deseando suerte y mi vieja fue la del comentario gracioso. ´Ahora se van a acordar de mí por partida doble, jaja´”, relató Damián y agregó que además el relator del partido tuvo algunos inconvenientes con el apellido ´Kranenborg´.

El primer partido juntos lo dirigieron en 2011, un partido de la Liga santafesina femenina en Banco. Justamente, ese año se dio el único antecedente de dos hermanos dirigiendo juntos un partido de Liga. Se trató de Gustavo y Pablo Rodríguez Páez, dos tandilenses que dirigieron el partido entre AyS Olavarría y María Juana. No obstante, en aquel momento los hermanos Rodríguez Páez tenían 36 y 32 años, respectivamente, contra los 30 y 25 de los Kranenborg.

Sin dudas y más allá que el domingo no hubo ninguna, no faltan las anécdotas entre ellos. Kevin contó una bien reciente, de 2017 en Villa Ocampo. “Dirigimos juntos y después de un partido tuvimos una leve discusión producto de ser simplemente hermanos, jaja. Pero son cosas que pasan cuando compartís cosas que te gustan”.

Damián, por su parte, recordó otra: “Yo estaba dirigiendo y él jugando. Se enojó porque no le cobré una red al contrario que para Kevin fue. Fue tal el enojó que le sacamos tarjeta roja. Años después, literal, seguimos discutiendo si fue falta o no reglamentariamente. Obviamente tengo razón siempre yo ahí”.

Para el final de esta momento tan especial para la familia y para ellos, Damián habló de Kevin como hermano y como árbitro y viceversa.

Damián, por Kevin. “Comparto un montón de cosas con mi hermano. Somos re diferentes. Creo que es él el que más tiene que soportarme, jaja. Pero siempre agradecido que me haya tocado el de hermano. El arbitraje a él le gusta mucho y por suerte le va bien. Personalmente, me gusta como dirige pero es en mi humilde opinión”.

Kevin, por Damián: “Kevin es un genio, nos llevamos muy bien. Demasiado pachorra para mí gusto, jaja. Como árbitro súper bien, se sabe bien el reglamento que es importante y es difícil discutirle algo. Aunque no tiene siempre tiene razón hace parecer que sí. Así que otro punto importante”.

 

Fuente: María Eugenia Candal – Somos Vóley

Share This